El puente que une tu TIERRA y mi CIELO.
Yo creo en MILAGROS y creo en LA VIDA.


martes, 1 de marzo de 2011

Las chicas sin suerte.

 


Las chicas sin suerte nunca somos amadas y como no somos amadas, las chicas sin suerte tenemos que hacer algo para que nos amen.
Hay chicas que son amadas con solo existir. Otras tenemos que remar y remar para que nos miren un poco. Yo me cansé, me cansé de remar para que me mires.
(C.A.OFF Chicas sin suerte)


No soy una chica fácil sabes? No me enamoro a la primera y mucho menos confío en una persona que conozco de hace dos días. No me gustan los cuentos de hadas y no creo en el príncipe azul que te viene a rescatar cuando estas en peligro. No me gustan las cosas empalagosas y tampoco se decir te quiero con tanta facilidad como algunas personas lo hacen. No soy buena amante y creo que no completo el prototipo de ningún hombre. Nadie se pone en mi piel ¿no? Nadie cambiaria su perfecta vida por vivir la mía durante un día, no , no digo que mi vida sea mala, al contrario no podría quejarme de nada material. Pero hace tiempo que lo material me ha dejado de importar, hace tiempo que llevo viendo las cosas desde otra perspectiva. Creo que pocas personas me conocen de verdad, tampoco vivo pendiente de quien me conoce más y quien menos, lo que se con certeza es que nadie podría llegar a sentir lo que a veces siento yo. No hablo de un malestar físico ni de no salir porque estamos tristes. Hablo de algo mental, físico, que duele, que por más leve que parezca ni te imaginas lo que es sentir eso. Da igual, se que ni a la mitad de la gente que lea esto le importará. Tampoco soy partidaria que contar toda mi vida con pelos y señales. Si me dices adiós una vez no creas que cuando quieras volver estaré esperándote con los brazos abiertos, siempre he dicho que no quiero ser una muñequita más de ese medio de plástico. Hay veces que me gustaría desaparecer ¿sabes? Como quitarme de este mundo y ver como marcharían las cosas sin mi. Pero eso seria de cobardes, a mi la suerte no me quiere atender y no es porque no le insista, me siento en su sala de espera las 24 horas del día, pero no esta, nunca asoma la cabeza por esa puerta blanca para decirme que mi turno ha llegado.
Quizás se haya ido de vacaciones, algún día regresará y con ella quizás regresen mis ganas de cambiar de perspectiva. 

3 comentarios:

  1. Me ha encantado el texto ^^
    MUACKS!

    ResponderEliminar
  2. ñañaa, tengo ganas de hablar cntigo.

    ResponderEliminar
  3. Las chicas sin suerte están menospreciadas, pero todo cambia ;) cuestión de tiempo, cuestión de paciencia haha ! un besoo! te sigo:)

    ResponderEliminar